Cómo cuidar el medio ambiente - Pequeñas acciones que lo cambian todo

La Tierra es nuestro hogar y hemos de cuidarla y preservarla para que así siga siendo. Esta importante tarea no puede ser solo de unos pocos, sino que todos hemos de colaborar y aportar nuestro granito de arena en la medida de lo posible. Y decimos en la medida de lo posible porque está claro que no todo el mundo puede realizar acciones increíbles que tengan un impacto inmediato y tremebundo. Pero lo que sí que podemos es comprometernos a llevar a cabo una serie de pequeños hábitos que, poco a poco, terminarán cambiando el mundo.

Y es que ya se sabe, un pequeño gesto no hace mucho, pero muchos pequeños se convierten en el motor del cambio y acaban generando un gran impacto. En DIVAIN formamos parte de este cambio y queremos animarte a que tú también te unas, por eso hoy te presentamos una serie de claves para que sepas cómo cuidar el medio ambiente en tu día a día.

Recicla

No podíamos empezar sin nombrar la acción más básica y primordial de todas: el reciclaje. Y decimos que es la más básica y primordial porque gracias a ella le damos una segunda vida a los recursos del planeta, que son limitados no, ¡limitadísimos! 

No hay excusas para no reciclar. Cada vez hay más contenedores en las ciudades y pueblos y todos podemos encontrar un hueco en casa para poner dos o tres bolsas en las que tirar los diferentes desechos. Pero… ¿tienes claro cómo separarlos?

  • En el llamativo contenedor amarillo hay que depositar todos los envases de plástico, las latas, los bricks, ¡y el papel de aluminio! Este es uno de los grandes fallos, ya que se suele tirar en el contenedor de orgánico pero tiene que ir en el de plásticos. Eso sí, intenta que no contenga restos de comida. 
  • El contenedor verde de clarito con forma de iglú está destinado para todo tipo de envases de vidrio. Es decir, es en este en el que habrás de tirar los frascos de tus DIVAIN una vez se acabe el perfume.
  • En el contenedor azul hay que depositar el papel y los envases de cartón (como la caja en la que te envíamos tus DIVAIN a casa y la que porta el frasco en sí).
  • Y por último, el dilema de los restos orgánicos. Aquí se nos presentan dos casuísticas. Si en tu lugar de residencia tienes contenedores de color marrón decimos si tienes porque son relativamente nuevos) en ellos tendrás que depositar todos los desechos orgánicos que pueden servir para hacer compost (restos de verduras y frutas, de carne cocinada, de pescados y mariscos, de pastas y arroces, cáscaras de huevos, posos de café y té, bolsitas de infusiones, pan, palillos, hierbas y plantas, servilletas y papel de cocina usados…); y en el verde de toda la vida, todo lo demás. Si no, todos los desechos orgánicos e inorgánicos han de ir al verde. 

El plástico es uno de los materiales más contaminantes que existen, por eso hay que disminuir su uso

¡Adiós plástico!

El plástico es el enemigo número 1 de la biodiversidad. Es uno de los materiales que más tarda en degradarse, por lo que se acumula perjudicando el medio ambiente y las especies que viven en él. 

Y no estamos exagerando ni un poquito: una bolsa de plástico tarda 150 años en desaparecer y una botella hecha de PET (el tipo de plástico más utilizado para fabricar envases y textiles) puede tardar hasta mil años en degradarse. De ahí radica la importancia de emplear el mínimo plástico posible, y, si hemos de usarlo, reciclarlo o reutilizarlo. Estas son algunas ideas para que disminuyas el consumo de plástico:

Utiliza bolsas y utensilios reutilizables

Nada de utilizar vasos y platos de plástico de un único uso ni por supuesto bolsas (ya hemos visto todo lo que tardan en descomponerse). Siempre que vayas de compras, lleva una bolsa de tela o una reutilizable. Cuanta menos demanda de bolsas de plástico haya, menos se fabricarán, y por tanto menos peligro para el medio ambiente. 

Además, en los últimos años, los países adheridos a los Tratados Internacionales Ambientales, han establecido normativas y leyes que regulan el uso de las bolsas de plástico y los supermercados se ven en la obligación de cobrarlas a sus clientes.

Compra a granel

Este es uno de los gestos más sencillos pero que más ayudan a preservar la sostenibilidad del medio ambiente. Lleva tus propias bolsas de tela a la frutería, tus tuppers a la carnicería o pescadería, una huevera a la pollería… Así no tendrán que utilizar sus propios envases (que suelen ser de plástico). 

No malgastes ni el agua ni la electricidad

En general, no malgastes, pero incidimos en el agua y en la electricidad porque es lo más susceptible a despilfarrar. Y es que es muy fácil dejarnos las luces o aparatos electrónicos encendidos sin que estemos en la habitación o los estemos usando, o no cerrar el grifo cuando enjabonamos los platos o nos aseamos. ¿A quién no le ha pasado? 

Este pequeño despiste impacta en el medio ambiente más de lo que creemos, así que, ya sabes. Deja de preguntarte cómo cuidar del medio ambiente y empieza por cerrar el grifo y apagar la luz.

Utiliza bombillas LED o de bajo consumo

Todas las bombillas que se fabrican en España desde 2012 son de bajo consumo. Y es que no sólo son más respetuosas con el medio ambiente por el ahorro de energía que deriva de su utilización, sino que también rinden mucho más y la calidad e intensidad de la luz es mucho mayor

Hay tres tipos: las LED, las halógenas y las fluorescentes; aunque las primeras son las más duraderas y las que menos electricidad consumen con diferencia. Pese a que son un pelín más caras que las bombillas convencionales, vale la pena comprarlas porque además de ayudar al medio ambiente estarás ayudando a tu bolsillo, ¡verás como el importe de la factura de la luz se reduce!

Cerrar el grifo, apagar la luz o utilizar el transporte público son acciones que ayudan a preservar el medio ambiente

Evita el coche

Andar es sano para el cuerpo, la mente, ¡y el medio ambiente! Cuanto menos utilicemos el coche, menos huella de carbono (gases de efecto invernadero emitidos a la atmósfera) estaremos generando, por lo que la contaminación será menor y colaboraremos en la protección del medio ambiente.

Tenemos que decirle hasta nunca a las boinas de contaminación que asolan las grandes ciudades, no solo por preservar el ecosistema, sino también por la salud de nuestros pulmones. Si no puedes ir andando, intenta siempre coger transporte público o compartir coche. 

Elimina los emails innecesarios de la bandeja de entrada

¿Cómo? ¿Qué tendrá esto que ver? ¡Pues muchísimo! Por muy sorprendente que parezca, los emails consumen CO2 ya que el envío y almacenamiento de estos requiere de energía para alimentar los centros de datos y los dispositivos que los procesan.

Deja que el papel pase a mejor vida

Y por último pero no menos importante, dile adiós al papel o por lo menos intenta utilizarlo o aprovecharlo lo máximo posible: imprime solo cuando sea necesario y por las dos caras, reutiliza facturas antiguas como papel de borrador y cambia las servilletas de papel por las de tela


Estos gestos, por muy sencillos y pequeños que sean tienen un gran poder para cambiar el mundo y hacerlo un lugar mucho mejor. ¡Haz como nosotros y únete al movimiento de protección del medio ambiente #PlanetFirst!