Cómo hacer un maquillaje nude (o efecto cara lavada) paso a paso

El maquillaje nude, también conocido como maquillaje con efecto de cara lavada, es uno de los estilos que más se imitan hoy en día, debido a su naturalidad y a que sienta bien en absolutamente todo tipo de rostros. 

Hace un llamamiento a la belleza natural y sin artificios y recrearlo es muy pero que muy sencillo. Sigue los pasos que te mostramos a continuación para hacer tu propio maquillaje nude. ¡Verás como brillas con luz propia! Y si te gustan estos maquillajes naturales, te recomendamos que eches un vistazo al estilo de maquillaje de los años 40 y al maquillaje de los años 90. ¡Te encantarán! 

Características del maquillaje nude

La principal característica del maquillaje nude es lograr un efecto tan natural que parezca que no llevas ni un ápice de maquillaje. Potencia la belleza natural de cada una, y elimina todas las imperfecciones. Su objetivo es conseguir que la piel luzca juvenil y luminosa, pero haciendo ver que realmente esa es tu piel.  Es mucho mejor que cualquier filtro de Instagram. 

No debemos confundir este tipo de maquillaje con el maquillaje neutro, ya que en este último sí que se aprecia una leve presencia de maquillaje, siempre en tonos tierra o nude.

Vamos a ver cómo tienes que maquillar cada una de las partes de tu rostro para conseguir este look tan natural y favorecedor.

El look nude es con el que te verás más favorecida y natural

Cara

Como el truco reside en mostrar un efecto de cara lavada, en este tipo de looks tenemos que descartar por completo las bases de alta cobertura, para dar paso a las más ligeras, e incluso a las BB creams. 

Lo principal es unificar el tono de tu piel, así que, escoge exactamente la base que tenga el tono de tu piel. No te excedas en la cantidad de producto a aplicar, pero extiéndelo muy pero que muy bien por toda tu piel. Utiliza tus dedos o una esponja para lograr un aspecto más natural.

Aunque lo que realmente marcará la diferencia para conseguir esa piel “naturalmente perfecta” es la utilización de un corrector. Escoge uno que sea un tono más clarito de tu piel, para dar luminosidad y para que se neutralicen mejor las imperfecciones. Aplícalo en aquellas zonas en las que la ligera base no ha podido eliminarlas del todo. Estas zonas son las ojeras o las partes más grasas de la cara en la que se suelen acumular las marcas de los granitos.

Si estas imperfecciones son muy notables, utiliza correctores específicos para cada cada de ellas. Un corrector verde es idóneo para las imperfecciones de tonalidades rojas (granitos), el amarillo para las imperfecciones moradas (ojeras) y el naranja para las manchas oscuras (marcas de la piel).

Ojos

El principal objetivo es agrandar la mirada. ¿Cómo lo conseguiremos? Enfatizando la largura y volumen de nuestras pestañas y olvidándonos de tonos oscuros. 

Es vital que te hagas con una buena máscara de pestañas que dé volumen y firmeza a tus pestañas. Echate varias capas de producto pero asegurándote de que no haya un exceso del mismo en el cepillo. Lo importante es “peinarlas” y que no queden grumos.  

Olvídate de las sombras de ojos de colores muy potentes, es más, en el maquillaje nude no es necesario aplicar sombra (puedes unificar el tono del párpado con el corrector). Pero si quieres aplicarla, has de optar por tonos muy neutros, casi del mismo tono de tu piel, o un poco más claritos para darle luminosidad a la zona. 

Y por supuesto, cuando te hagas este tipo de maquillaje, guarda bajo llave los lápices de ojos o eye liners. Si eres adicta a ellos y no puedes hacerlo bajo ningún concepto, opta por tonos marrones pero siempre en la línea de las pestañas, nunca en la línea de agua.

Consigue una piel más joven y luminosa

Labios

Nada de colores oscuros o llamativos como rojos o granates. Opta por tonos claritos y que den volumen y jugosidad a los labios. Lo mejor son los labiales tipo gloss o las fórmulas cremosas, ya que un labial mate endurece y marca mucho los rasgos, lo que sería totalmente contraproducente para este tipo de look 

Pómulos

Para los pómulos utiliza también tonos que armonicen por completo con tu piel. Claritos tirando a terrosos, para que no se vea una explosión de color. La mejor fórmula es la del colorete en crema (los que vienen en barra) ya que ilumina y da mucha vitalidad al rostro. Además también puedes utilizarlo en los labios para darles un poco de volumen y brillo.

Cejas

En cuanto a las cejas, bien pobladas y definidas. Si no las tienes muy densas, rellena los huequitos con un lápiz para ceja (importante que sea del color de éstas) y peínalas en la misma dirección y un poquito hacia arriba para enmarcar la mirada.


Ocasiones perfectas para lucir un maquillaje con efecto de cara lavada

Un maquillaje nude es perfecto para cualquier ocasión, sobre todo para el día a día. Lúcelo en el trabajo, en comidas o cenas informales o para ir de compras y dar un paseo. Como ves, realizarlo es muy sencillo y apenas quita tiempo, por lo que te sentirás mucho más guapa y resplandeciente sin apenas esfuerzo.

¡Pruébalo!