5 ideas para reciclar el aceite usado de cocina

El aceite es uno de los productos más utilizados en la cocina y a la vez uno de los más contaminantes, debido a su alto contenido en materia orgánica. 

El impacto que puede generar el aceite si se desecha incorrectamente a través del fregadero puede llegar a tener consecuencias muy negativas para el medio ambiente. Por eso hoy te traemos unas ideas muy interesantes para reciclar el aceite usado de cocina. ¡Toma nota! Cada pequeño gesto cuenta ;)

¿Por qué es importante reciclar el aceite?

Desechar el aceite a través del fregadero puede ocasionar que se atasquen tuberías, que haya problemas en las plantas reciclaje e incluso que se produzca un aumento de plagas urbanas, ya que puede servir de alimento para cucarachas y otros insectos que se mueven por las tuberías.

Asimismo, no reciclar el aceite trae consigo graves problemas medioambientales. Si este residuo llega a las aguas de los ríos puede perjudicar gravemente a los seres vivos. Para que te hagas una idea: 1 litro de aceite puede llegar a contaminar hasta 1000 litros de agua y tiene 5.000 veces más carga contaminante que el agua residual.

Aceite de cocina usado para proteger madera y otros consejos para reciclarlo

Cómo reciclar el aceite usado de cocina 

Si quieres desechar el aceite que has usado en tu cocina, deberás llevarlo al punto limpio de tu localidad o tirarlo en un contenedor específico para este residuo. Sin embargo, si quieres evitar estos desplazamientos, aquí te proponemos otras alternativas para reciclar el aceite y colaborar con el cuidado del medio ambiente.

Fabricar jabón

Una de las mejores ideas para reciclar el aceite vegetal de cocina es fabricar jabón. Primero deberás filtrarlo para eliminar cualquier partícula usando un embudo. Además, necesitarás otros ingredientes como sosa cáustica, agua y aceites esenciales que le den un olor agradable. Aquí te explicamos más en detalle cómo hacer jabón con aceite usado.

Es importante que para realizar este proceso elijas un espacio ventilado y te protejas bien con guantes y gafas protectoras, ya que la sosa cáustica expulsa vapores tóxicos. Cuando hayas terminado, deberás dejar secar el jabón en su recipiente durante aproximadamente 3-4 semanas antes de poder utilizarlo. 

¡Por cierto! Pásate por nuestro artículo con los mejores perfumes con olor a jabón y descubre los aromas más frescos y agradables para tu piel.

Protector de madera

Utiliza el aceite de cocina usado para proteger la madera de tus muebles de interior y de exterior. Extiende el aceite sobre la superficie con un pincel o brocha y tapará cada poro de la madera aportando un brillo especial. Si decides usarlo para tus muebles del jardín, te recomendamos que de vez en cuando des otra capa de aceite porque los agentes externos como el viento o el sol estropean más rápidamente la madera.

Engrasar bisagras

Para evitar que una bisagra desgastada y oxidada chirríe o que una cerradura se atasque, puedes optar por añadir unas gotas de aceite de cocina filtrado para resolver el problema. Sin embargo, si el problema persiste te recomendamos que no abuses de este producto porque según los expertos, usarlo en exceso sobre los herrajes puede conllevar un mal funcionamiento de la pieza.

Cómo reciclar el aceite usado de cocina para cuidar el medio ambiente

Hacer velas aromáticas

Si te gusta decorar tu hogar con velas y crear un ambiente acogedor, presta atención. Puedes usar el aceite vegetal de cocina para fabricar velas aromáticas.

Coge cera de base vegetal que previamente deberás haber comprado en una tienda especializada y ponla a calentar junto con el aceite y las esencias aromáticas que más te gusten. Vierte la mezcla en un recipiente y añade una mecha que puedes fabricar mismamente con un cordón de algodón. Déjala enfriar hasta que se solidifique y ya tendrás tu vela casera.

Un consejo: te recomendamos que antes de fabricar tu vela añadas al aceite filtrado unos clavos de olor para que eliminen los restos que puedan quedar de olor a frito.

Exfoliantes y cremas para la piel

Gracias a sus propiedades beneficiosas para la piel, otra alternativa para reciclar el aceite usado es la de utilizarlo para hacer un exfoliante. Mezcla granos de café molidos con el aceite previamente filtrado y obtendrás una pasta semisólida que podrás aplicar sobre tu rostro o cuerpo para eliminar las pieles muertas. Después lávate la zona con agua y jabón y aplica una crema hidratante para un acabado perfecto.

De igual manera, también puedes hacerte una crema mezclando el aceite con cera de abeja que se dejará fundir al baño maría. 

Ahora que ya sabes qué hacer con el aceite de cocina usado, no esperes más y comienza a dedicar tu tiempo libre a poner en práctica estas ideas que te hemos dado. ¡Sácale el máximo provecho y ayuda a cuidar el medio ambiente!